Medicina tradicional china con moxibustión

Med Tra china 600

La moxibustión es un método que trata y previene las enfermedades aplicando calor en el cuerpo en puntos específicos, según la teoría de la Medicina Tradicional China (MTC).

El método de la moxibustión consiste en usar el extracto de plantas como combustible en forma de conos o de puros, que se aplican en puntos específicos. La planta más usada en la medicina tradicional china es la artemisa (artemisa vulgaris), una planta aromática de fácil combustión. También se usa el ajo o el jengibre. Antes de usarlas hay que secarlas bien para después molerlas. Con este extracto se hacen los conos que son del tamaño de un grano de maíz o un cacahuete aproximadamente y los puros de moxar.

Estos conos, cigarrillos o puros, una vez encendidos, se ponen en el punto a moxar. La aplicación de calor que desprende la combustión a nivel local, además de calentar, potencia y desbloquea la energía, y elimina frío y humedad, culpables de muchas enfermedades según la MTC.

Tipos de moxibustión:

Antiguamente se usaban moxas simples, pero fueron evolucionando y hoy tenemos nuevos métodos de moxibustión como los conos, puros, agujas calientes, aparatos que producen calor, extractos de aceites esenciales, etc....

Moxa con conos técnica directa:

En el mercado tenemos conos, con una dimensión de base 0.8 cm y 1.0 cm de altura, que al encenderse tienen una duración de entre 3 a 5 minutos. Se usa una cantidad menor o mayor en función del patógeno, del tiempo de evolución y la constitución débil o fuerte. Generalmente se usa una media de 3 a 7 conos por punto a moxar y sesión. Se aplica directamente sobre la piel hasta que el cliente note demasiado calor y se retira inmediatamente con pinzas. En ocasiones el terapeuta, antes de poner la moxa, coloca sobre el punto de la piel a moxar, un poco de puré de ajo, para adherir mejor la moxa y tener un mayor estímulo. Esta técnica no debe dejar marca o cicatriz si se usa bien. El cliente debe avisar si nota un calor excesivo.

Moxa con conos técnica indirecta:

Se corta una lámina de jengibre y se realizan unas perforaciones en ella a modo de pequeños orificios. Se coloca en la piel en el punto a moxar y se pone el cono de moxa encima. Cuando el cliente o paciente refiere sensación de dolor, ardor o quemazón, se retira y se pone otra hasta que la piel esté sonrojada. Esta técnica es muy usada para dolores articulares o diarreas por enfriamiento. También se suele usar la misma técnica, pero con una lámina de ajo para alergias, por picadura de insectos, etc…

Moxa con puro

En este método se usa una moxa con forma de cilindro, o de puro, pero ligeramente más larga, y se usa para moxar la zona a tratar aplicando el calor que desprende. Muy efectivo para tonificar el yang.

Se moxa a una distancia de 2 a 3 cm, sin que haya contacto con la piel, entre 3 y 5 min. por punto hasta que se sonroje la zona, pero sin que haya sensación de dolor. El terapeuta debe tener cuidado para no quemar. Yo suelo usar una técnica muy buena que vi usar en China: utilizo mi dedo anular para mantener la distancia entre la piel y la moxa, e incluso sentir la temperatura de la piel, mientras sujeto la moxa el índice y el pulgar.

         moxibustion   

 

Método del picoteo:

Se aplica con el puro de moxa, acercándolo y alejándolo al punto a moxar, simulando el picoteo de un pájaro, pero sin llegar a tocar la piel, hasta que se enrojece. Esta técnica se usa mucho en el punto V-67, localizado en el dedo meñique del pie, para la mala posición fetal y también es buena para dispersar un bloqueo en un meridiano.

Moxa con aguja caliente:

Combina la acupuntura con la moxa. Se aplica acupuntura a los puntos a tratar y en la parte más distal de la aguja, se coloca un pequeño taco de artemisa, normalmente con forma cilíndrica. Está indicada para problemas de mialgias, dolor muscular en general, lumbalgia, sensación de frio, etc. ya que el calor penetra más rápido a través de la aguja, al interior del cuerpo.

Moxa con aparato de moxibustión:

Consiste en una caja con forma de cubo, dividido en dos compartimentos por una redecilla metálica, uno superior y otro inferior. En la parte superior hay una perforación redonda a la medida del puro de moxar. La parte inferior, está abierta para transmitir el calor. Se coloca la caja en el punto a moxar, hasta que se sonroja la piel. Esta técnica es muy efectiva para hacer moxibustión a niños o personas con temor a las agujas. Trata muy bien las dolencias musculares por estancamiento de Qi o frío.

La moxibustión regula y aumenta el sistema inmunológico en el cuerpo. Puede limitar el crecimiento y reproducción bacteriana, cambiando el ambiente del patógeno. Regula y mejora la circulación sanguínea periférica y la microcirculación mejorando el intercambio de nutrientes y desechos. Puede regular la función de intestino y estómago, y aumenta la digestión y la absorción de alimentos. Relaja el sistema nervioso. Puede aliviar dolencias y disminuir tumoraciones.

También puede aumentar la energía yang, y activa la circulación de energía y sangre. Hace fluir el “Qi” (energía) por los canales y los calienta, elimina humedad, y dispersa el frío. Gracias al calor se pueden eliminar los patógenos por frío, viento y humedad que atacan al cuerpo causando estancamiento de energía y sangre. Regresa el yang y previene prolapsos, por lo que se usa para diarreas crónicas, incontinencia urinaria, metrorragia, prolapsos de ano y útero, lipotimias, por frío o por insuficiencia de yang.

Hay unos puntos maestros que se pueden tonificar para prevenir patógenos, reforzar la energía general y prolongar la longevidad.

 

Luis González Cepeda
Director del Centro de Terapias Alternativas “Yo Me Cuido”
Especialista en Medicina Tradicional China
www.yo-mecuido.es