El anciano, el niño y el burro

burro 600

Un abuelo y su nieto emprendieron un viaje y se hicieron acompañar por un jumento que pudiera hacerles más liviano el recorrido. El niño iba sobre el burro y el abuelo caminaba al lado del animal. Cuando pasaron por un pueblo, los lugareños comenzaron a exclamar:

- ¡Qué vergüenza! ¡Lo que hay que ver! El pobre anciano va a pie mientras el niño va sobre el burro. ¡Es inadmisible!

Ante tales comentarios, el anciano se subió al burro y el niño iba a pie.

Pasaron por otro pueblo y los habitantes del mismo, al verlos, dijeron:

- ¡Qué falta de caridad!. ¡Es inexcusable!. El hombre cómodamente viajando sobre el burro y el niñito va a pie.

El abuelo y el niño optaron por subirse al burro, y al pasar por una aldea, los aldeanos empezaron a increparles:

- ¡Sois unas malas personas!. ¡Qué crueldad!. ¡Pobre burro! ¡Los dos subidos sobre él! Mereceríais que os diéramos una paliza.

Entonces el abuelo y el nieto decidieron caminar junto al animal, sin montarlo. Al pasar por otro pueblo, la gente se burló de ellos:

- ¡Qué par de tontos! ¡Vaya bobos! Tienen un burro y van a pie. Son estúpidos.

Y empezaron a reírse a carcajadas, de tal modo que el pollino se espantó, cayó sobre un barranco y murió. Abuelo y nieto vieron todo ello con gran impotencia. El anciano le dijo al nieto:

- Querido mío, ¡Ojalá las personas fueran tan fieles y bondadosas como el animal que hemos perdido!. Pero saca de esto una lección para tu vida: siempre habrá gente desaprensiva para criticar.

 

REFLEXIÓN:

 

Lo fácil es soltar la lengua; lo difícil es controlarla. El sabio se expresa cuando debe hacerlo, pero el necio lo hace atolondradamente.

El control y vigilancia sobre la palabra son imprescindibles, sobre todo para dejar de utilizar la lengua como una daga para herir a los otros.

Siempre habrá quien censure y descalifique gratuita y malévolamente. La maledicencia es frecuente, sin darse uno cuenta de que al descalificar a los demás nos estamos descalificando a nosotros mismos.

Buda declaró: "Nunca ha habido nadie, ni hay ni habrá, al que unos no elogien y otros insulten". También dijo algo esencial que todos deberíamos recordar: "Si no tienes algo importante que decir, guarda el noble silencio".

 

Ramiro Calle
Escritor. Director del Centro Shadak
Ramirocalle.com

 

OTROS RELATOS ESPIRITUALES

El árbol Celestial

Cada persona una vía

 

Comentarios   

 
0 #1 Jesús 18-09-2017 23:38
Gracias por compartir tus conocimientos., son de gran ayuda.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar