Ajustar el Atlas, una puerta abierta al bienestar.

lateral 

El método natural AtlasPROfilax® permite, en una sola sesión y sin riesgo, situar la primera vértebra cervical en su posición idónea, potenciando así la capacidad auto-curativa del cuerpo.

La técnica pone al alcance de toda persona la mejora del bienestar, postura y equilibrio.

¿Tiene sensación de pesadez en la cabeza, cuello u hombros? ¿Nota rigidez en los movimientos del cuello? ¿No encuentra una buena posición para dormir? ¿Se siente descompensado de hombros o cadera? ¿Tiene la postura encorvada, con los hombros cerrados? ¿Le duele la cabeza recurrentemente?...

Estas son algunos de las sensaciones más comunes cuando nuestra primera vértebra cervical, llamada Atlas, está situada en una posición que no es óptima.

La importancia del Atlas

Seguramente habrá experimentado alguna vez lo incómodo que es cargar con los brazos pesos muy diferentes. Esa diferencia hace que todo el cuerpo se tense y que, incluso, se tuerza. En cambio, sería capaz de llevar el mismo peso total, con mucha más comodidad, si lo distribuyera de manera equilibrada entre los dos brazos.

El mismo principio mecánico es aplicable a nuestro cuerpo. En la parte más alta tenemos la cabeza, que supone un peso muy elevado. El responsable de soportar ese peso es el Atlas, la primera vértebra cervical. Si el Atlas no está centrado, el reparto de fuerzas que recibirá la columna no será uniforme, afectando también a la posición de hombros, cadera, rodillas, tobillos y el apoyo de los pies. Será frecuente la aparición de compensaciones (desviaciones) en la columna y tensiones musculares crónicas. En definitiva, nuestro cuerpo estará haciendo un sobreesfuerzo constante, con la pérdida de energía y cansancio que ello supone.

Por si fuera poco, dependiendo del ángulo de rotación, el Atlas provoca un estrechamiento del volumen del agujero del cráneo y del canal vertebral. Por ese motivo, la médula, parte de los nervios craneales y terminaciones nerviosas pueden resultar parcialmente comprimidas de manera permanente.

Un método seguro que solo es necesario una vez en la vida

AtlasPROfilax®, por medio de un trabajo específico sobre la musculatura corta de la nuca, posibilita que el Atlas se coloque de manera natural en suposición idónea. Se realiza en una única sesión, a la cual sigue un control al cabo de unas semanas. La técnica empleada es segura, no invasiva, libre de tracciones y manipulaciones bruscas o agresivas. Cuando la primera vértebra del cuello ha alcanzado su anclaje óptimo, resulta entonces casi imposible que vuelva a desplazarse, por razones tanto anatómicas como mecánicas. Por esa razón, la aplicación se lleva a cabo una sola vez en la vida.

Proceso auto-curativo

Tras la aplicación del método, la sensación inicial suele ser de liberación en la zona del cuello y mayor movilidad de la cabeza, también es frecuente notar ligereza corporal. Esos son los primeros indicios del cambio mecánico que se acaba de producir, al eliminar uno de los bloqueos más profundos del cuerpo. Rápidamente mejoran el flujo neural y el riego sanguíneo al cerebro, mientras que el esqueleto y la musculatura buscarán progresivamente una nueva postura, con menor tensión.

En muchas personas, los cambios y mejoras se suceden rápidamente; en otras, el proceso avanza de manera más lenta y gradual. Es muy frecuente sentir una relajación muscular progresiva, desde las cervicales al resto del cuerpo. También es muy usual notar que es más fácil mantener una buena postura de hombros y espalda. No son raros los casos en los que se produce una corrección parcial o total de dismetría de hombros y cadera. Se suelen restablecer progresivamente la alineación natural de las vértebras así como la presión sobre algunas articulaciones (cadera, rodillas). A medida que avanza el proceso de relajación de los músculos y nervios, suelen mejorar o desaparecer molestias y dolores crónicos, lo que se traduce en mayor energía, tono vital y bienestar.

Las personas que han padecido algún accidente o golpe que haya afectado a la zona cervical suelen notar una gran liberación en la zona tras la aplicación del método, puesto que, en ellas, el Atlas suele estar aun más rotado que en el resto de la población.

Los beneficios físicos repercuten favorablemente sobre la productividad diaria, la energía cotidiana, la concentración y el estado de ánimo.

Prevención

Además de mejorar la calidad de vida de de personas que sufren molestias o dolores crónicos, esta técnica también está indicada para personas sanas, niños y deportistas, como prevención y para que su cuerpo disfrute de mayor equilibrio y relajación. El método puede aplicarse desde temprana edad hasta edad avanzada.

El método natural no sanitario AtlasPROfilax® tiene como propósito mejorar la calidad de vida de las personas y es plenamente compatible con las terapias convencionales o complementarias. Por tanto, no reemplaza ni interfiere con tratamientos (médicos o no médicos) o con medicamentos (alopáticos, homeopáticos u otros). Terapias como la Homeopatía, la Terapia Neural, la Osteopatía, la Quiropráctica, la Acupuntura y la Fisioterapia, entre otras, suelen ser mucho más eficaces una vez realizado el método AtlasPROfilax®.

El testimonio de Mª Mar

Desde edad muy temprana, y de forma progresiva, empecé a sentir una serie de dolores en todo mi cuerpo. A los 47 años me habían diagnosticado fibromialgia, artrosis, artritis, colón irritable, mala digestión y cansancio crónico, entre otras. Además, ya tenía fecha para intervenirme quirúrgicamente de la espalda, por una estenosis del canal lumbar pues según diagnostico médico me iba a quedar en silla de ruedas. Después de un largo deambular entre médicos, hospitales y pruebas, y como único resultado antiinflamatorios, calmantes que la mayoría de las veces no me hacían efecto, y cansada de oír que todo era psicológico y psicosomático y que tenia que acostumbrarme a vivir con dolor, decidí buscar una alternativa a esta situación.

Un amigo me habló de la técnica AtlasPROfilax y esa misma tarde llame para pedir cita. La colocación del Atlas supuso un antes y un después en mi vida. Me situó en mi 'eje' y, como bien me había explicado David Viñés, los dolores cotidianos se fueron atenuando. Pasaron de ser rabiosos, punzantes, de cierre, como si estuviera metida en una armadura, a ser de apertura, expansión y liberación. A día de hoy, 5 años después del ajuste de mi Atlas, y con el complemento de otras terapias naturales, siento como mi cuerpo continúa mejorando.

Actualmente tengo plena autonomía, sigo andando, sin operación, y sin antiinflamatorios.

Desde mi experiencia recomiendo esta técnica a todas aquellas personas que quieran mejorar su calidad de vida, pues no hay nada que perder y mucho que ganar.

Mi hija, viendo los resultados, también se la hizo, así como varios amigos.

Por David Viñés,

especialista en AtlasPROfilax®

www.atlasprofilax.com