Parásitos e intolerancias alimentarias: síndrome de intestino irritable

articulointestino

El Síndrome de Intestino Irritable (SII) es un trastorno muy común que puede afectar hasta el 15% de la población. Los síntomas típicos son: dolores abdominales recurrentes, gases e hinchazón abdominal, diarrea, estreñimiento o alternancia de uno y otro. En este artículo se revisarán las causas y factores de riesgo para este síndrome y el papel de la terapia nutricional y el uso de tests funcionales para ayudar a solucionar los síntomas.

Este síndrome entra dentro de los llamados trastornos funcionales digestivos porque las personas que lo padecen no presentan cambios relevantes en la estructura intestinal ni complicaciones consideradas serias y solo rara vez requieren hospitalización.

Las mujeres parecen ser más susceptibles a sufrirlo y muchas ven agravados los síntomas cerca y durante la menstruación. En algunos casos, los dolores que se creen que son de la menstruación se deben a este síndrome.

Pese a que la medicina oficial no lo considera como grave, aquellos que lo sufren ven enormemente reducida su calidad de vida y muchos se ven obligados a reducir sus relaciones sociales, por miedo a los síntomas, que pueden ocurrir en cualquier momento. Comer fuera de casa, viajar en autobús, estar en la oficina, ir al cine, todo puede resultar embarazoso para estos pacientes. Por otra parte, aunque ya se diagnostica más a menudo, en muchas ocasiones los médicos lo achacan únicamente a "problemas psicológicos", que viene a ser una manera de decir que todo está en la mente del paciente y que hay poco que hacer. Sin embargo, como veremos, en realidad con una dieta adecuada personalizada y algunos suplementos específicos los síntomas pueden aliviarse enormemente.

El síndrome de intestino irritable tiene muchas causas. Puede estar causado por stress, ansiedad, fluctuaciones hormonales, intolerancias alimentarías, algunos medicamentos, infecciones, malabsorción de nutrientes, endometriosis, parásitos, candidiasis o un crecimiento excesivo otras bacterias no-amigas en el intestino, sensibilidad química múltiple y otras. No hay una única causa pero podremos encontrar las causas concretas para cada persona y trabajar de manera personalizada para ayudar a aliviar los síntomas.

En este artículo voy a centrarme en dos de las causas más importantes y a la vez menos tenidas en cuenta en el tratamiento de este síndrome: el papel de la flora intestinal y de los parásitos como desencadenantes del síndrome y en la importancia de las intolerancias alimentarias en el mismo.

Efectivamente, la evidencia médica muestra que los parásitos intestinales pueden ser un factor importante en el desarrollo del SII. Los síntomas de una infección por parásitos intestinales incluyen calambres y dolores intestinales, colitis, diarrea, estreñimiento, hinchazón, fatiga crónica, alergias, anemia y malestar general. Todos estos síntomas pueden ser fácilmente diagnosticados como Síndrome de Intestino Irritable.

Por ejemplo, en mi consulta nutricional, el parásito más frecuente que ha aparecido hasta ahora en los análisis especializados es el Blastocystis hominis; Los síntomas que puede producir son diarrea y flatulencia, típicos también del Síndrome de Intestino Irritable. Sin embargo, generalmente, la medicina convencional no tiene en cuenta a los parásitos como posible causa del síndrome de intestino irritable. Muy pocos médicos sospechan de los parásitos frente a estos síntomas. En el mejor de los casos podrían pedir un análisis de heces para descartarlos pero, desafortunadamente, a menos que haya una infección muy severa, el análisis convencional de heces no es capaz de detectar los parásitos pese a que se tomen varias muestras. Es por ello recomendable realizar un análisis de heces que incluya metodología por ADN, el análisis más efectivo para detectar incluso pequeñísimos restos de algún parásito. Por otra parte, este análisis incluye un análisis completo de la flora intestinal, pues una flora intestinal alterada es otra de las causas frecuentes del intestino irritable.

De hecho se calcula que, en alrededor de un 25% de los casos, los síntomas de intestino irritable aparecen después de una infección intestinal, generalmente gastroenteritis. También un sobrecrecimiento de cándidas u otros hongos y/o bacterias patógenas en el intestino delgado, -_producido por stress, antibióticos u otros medicamentos o una dieta demasiado rica en azúcares_ podrían fermentar la comida, lo que produce gases e hinchazón abdominal después de comer, a veces con fuertes dolores, especialmente cuando los gases quedan "atrapados".

Esto se agravaría si la persona tiene otros problemas digestivos, tales como falta de ácido digestivo o enzimas digestivas, Helicobacter Pylori, tránsito lento o intolerancias alimentarias.

Entre las intolerancias alimentarias, el gluten, sin duda, es una de las más que más daño puede causar en la mucosa intestinal y algunos estudios sugieren que la sensibilidad al gluten es un factor importante a considerar en aquellos que sufren de intestino irritable. Por otra parte, es ampliamente conocido que muchas personas carecen de la enzima necesaria para digerir la lactosa, el azúcar de la leche, otro de los alimentos cuyo consumo puede producir los síntomas típicos.

Pero investigaciones recientes han encontrado otras tres categorías de azúcares que pueden producir problemas de absorción y fermentación en algunas personas: la fructosa, que se encuentra en las frutas y la miel, los fructanos, que se encuentran en el trigo y el centeno y las cebollas, los galactanos, que se encuentran en algunas legumbres y los polioles, o alcoholes del azúcar, que se encuentran en algunas frutas y en algunos edulcorantes tales como el sorbitol y el manitol. Igualmente, algunas personas son incapaces de digerir la sucrosa o sacarosa (el azúcar común de mesa) y otros disacáridos.

Al no digerir estos hidratos de carbono, moléculas sin digerir acabarían en el colon, donde las bacterias del colon las harían fermentar, produciendo hinchazón, gases y dolor. Esto incluye una larga lista de alimentos –productos lácteos, algunas frutas y vegetales, trigo, centeno, edulcorantes y, muy importante dada su presencia en multitud de alimentos procesados, el sirope de maíz alto en fructosa. Son los llamados Oligosacáridos, Disacáridos, Monosacáridos y Polioles fermentables.

Las recomendaciones para una persona que sufra los síntomas de intestino irritable, por tanto, serían, entre otras, descartar la presencia de parásitos, candidiasis, flora intestinal desequilibrada y encontrar las posibles intolerancias alimentarias que le afecten. La dieta debe ser personalizada, pues dependerá de los síntomas específicos de la persona así como de las causas concretas que los provocan. En general el terapeuta nutricional le ofrecerá una dieta personalizada, le asesorará sobre los tests más apropiados en cada caso, así como un protocolo para reequilibrar la flora intestinal, eliminar parásitos si fuera necesario, reparar la mucosa intestinal y mejorar todo el proceso digestivo para así aliviar los síntomas que tanto entorpecen su vida diaria.

Teresa Peláez

Nutricionista ortomolecular y funcional

Centro Nutricional Avanzado

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.