Nuevas técnicas en rinoplastia, más sencillas y seguras

 RINOPLASTIA 600

La cirugía plástica de nariz o rinoplastia es una de las operaciones estéticas más frecuentes desde hace muchos años. Aunque las técnicas se han refinado en los últimos tiempos y los resultados son cada vez mejores, se siguen investigando las fórmulas para dar a las personas la nariz de sus sueños. A través de multiestética se pueden encontrar los mejores centros especializados en cirugía plástica.

Recientemente, estudios de especialistas de la Clínica Universidad de Navarra se presentaron en Munich para mostrar una nueva técnica a la hora de realizar la osteotomía o la ruptura del hueso durante las intervenciones. La llamada osteotomía externa abierta pretende suplir las carencias de las otras dos clases de intervenciones que se realizan actualmente, la rinoplastia abierta y cerrada. La rinoplastia abierta consiste en la operación a través de una incisión en el lateral del tabique nasal, utilizada sobre todo para retoques de la punta de la nariz. En la rinoplastia cerrada no hay cortes externos sino que todo se realiza a través de los orificios nasales, con lo que no deja cicatriz. Esta última se usa sobre todo para corregir la giba o el caballete, pero la decisión entre un tipo u otro de intervención le corresponderá al médico.

La nueva técnica busca facilitar la tarea de los cirujanos a la vez que se vuelve menos invasiva o arriesgada para los pacientes. La osteotomía externa abierta consiste en una disección del tejido nasal hacia los bordes, evitando lesiones en tejidos blandos y el sangrado tras la operación. Además, al poder tener una visión directa de los huesos, el cirujano tiene una mayor precisión que con los otros métodos y el riesgo de fractura incontrolada se reduce notoriamente.

Los avances en medicina estética han conseguido mucho, pero aún queda un largo camino por andar, desde la investigación hasta la práctica. Lo que está claro es que se ve cercano el día en el que realmente podamos elegir nuestro aspecto físico sin miedo al error o a los posibles efectos secundarios.