Estados ampliados de conciencia

Estados ampliados 600

 

Un estado alterado de consciencia (EAC), es una condición significativamente diferente al estado de vigilia atenta, es decir, distinta al estado de ondas beta propio de la fase en la que estamos despiertos. Nuestra conciencia en vigilia habituada a funcionar en un tanto por ciento reducido de percepción contempla lo que denominamos “la realidad” desde un enfoque determinado según unos parámetros determinados.

Lo que “existe” es aquello que es observado. A menudo aquello que está pero “no vemos” es como si no existiese, aunque exista. Es como el ejemplo de una cámara fotográfica que dirige la atención y enfoca hacia algo determinado y es ahí donde se centra el fotograma, quedando el resto distorsionado o pasando a segundo plano. No obstante hay un mundo de matices y detalles que pasan inadvertidos simplemente porque no prestamos atención o el objetivo está dirigido hacia un punto en concreto desatendiendo otros.

El EAC, siguiendo esta similitud metafórica, podría considerarse del mismo modo como un objetivo abierto hacia otras realidades no contempladas de modo habitual. Por tanto la capacidad de la conciencia de observar se amplifica mostrando lo que en nuestro cotidiano es invisible, modificando nuestra interpretación y abriendo a quien lo experimenta a otros niveles de comprensión más profundos ya que nos aportan amplitud de perspectiva.

Se convierten así en un campo rico de experimentación y tras la experiencia, aunque nuestras circunstancias no cambian necesariamente, sí cambia nuestra percepción de ellas y nuestra comprensión y en realidad eso lo cambia todo. Los EAC se producen a veces de forma espontánea y la persona siente que su conciencia se expande siendo posteriormente difícil ponerle palabras a la vivencia.

En otras ocasiones los EAC son buscadas de manera intencionada. La humanidad ha tratado de alcanzarlas, desde tiempos ancestrales, a través de diferentes vías: drogas, danzas tribales, tradiciones chamánicas, plantas psicodélicas, respiración, hipnosis… Tanto en el intento voluntario a los EAC como en el brote espontáneo, ya sea que lleguemos a ellos con una perspectiva psicológica o espiritual, es importante comprender que es algo a lo que todos de manera natural tenemos acceso dado nuestra naturaleza esencial.

De estar más familiarizados con estos estados de disociación podríamos estar mucho más conectados “con todo lo que es” y más conscientes de las múltiples realidades paralelas. La conciencia expandida posibilita un viaje donde adentrarse en territorio sagrado del alma. Hay una intención definida en los EAC ya que son una oportunidad de transformación profunda.

¿Qué es posible experimentar durante el estado de conciencia expandida?

Abrir memorias antiguas o acceder a recuerdos sepultados, tomar conciencia de los propios bloqueos y liberarlos, desactivar creencias limitantes, reconocer patrones de pensamiento, rescatar y sanar al niño interior herido dándole voz, alcanzar comprensiones íntimas en todo aquello que nos ocurre y en el sentido del PARA QUÉ sucede tal como sucede, vivir estados de relajación profunda, experimentar percepciones extrasensoriales, explorar el inconsciente, expandir el corazón, conectar con la propia sabiduría, entrar en fase REM y trabajar con las líneas temporales y el “Yo cuántico”, elevar la frecuencia vibratoria, comunicaciones con la Luz, guía y orientación, descargar bancos de información, detectar acechos y desalojarlos, cortar lazos, activar talentos y capacidades, recordar el plan del alma, el propósito de la vida, salir de la percepción del espacio-tiempo, alcanzar certezas internas sobre la vida y la muerte, reconectarse con el SER.

 

Mayla J. Escalera

Terapeuta Transpersonal especializada en Expansión de Conciencia.

www.sendadeluz.com