RELATOS ESPIRITUALES: El Viajero Sediento

viajero sediento ramiro calle

Varias personas viajaban en el departamento de un tren. Llegó la noche y apagaron las luces para tratar de conciliar el sueño.

Cuando todos estaban a punto de dormirse se escuchó una voz que decía: "¡Ay qué sed tengo, pero qué sed tengo!".

Leer más...

EL CONTENTO INTERIOR

contento

A pesar de las adversidades y de vivir en un mundo tal convulso y haber convertido esta sociedad en un erial, tenemos que cultivar el contento interior, porque es como una ambrosía que restaña viejas heridas, nos ayuda a afrontar las dificultades, enriquece la relación con uno mismo y con los demás, y acopia nuestras mejores energías. Es un antídoto contra la amargura, la depresión, la frustración y la angustia.

Leer más...

La Estabilidad Mental: El Mejor Asana

ramiro
En los años sesenta, mi madre, mi hermano Miguel Angel y yo acudíamos a toda tertulia o acto relacionado con las culturas místicas de Oriente. Eran escasas, porque todo estaba en contra. No se permitían determinadas reuniones filosóficas o espirituales, era muy difícil conseguir libros sobre el tema y recurríamos a pedirlos a otros paises y apenas pasaban por Madrid mentores de estas disciplinas. Pero de vez en cuando había alguna conferencia y, sobre todo, nos íbamos reuniendo aquellos que teníamos interés por temas místicos de cualquier clase.

Leer más...

RELATOS ESPIRITUALES: POBREZA INTERIOR

pobreza-interior

El padre de una familia muy rica llevó un día de viaje a su hijo a visitar una comunidad indígena, que vivía pobremente. Su propósito era mostrarle a su hijo cómo vivía la gente pobre. Permanecieron ellí unos días, alojados en la granja de una familia muy pobre.

De vuelta del viaje, el padre preguntó a su hijo qué le había parecido la experiencia y si se había dado cuenta de cómo vivían los pobres para valorar más lo que tenía en casa.

Leer más...

MEDITACION EN LA ACCION

meditacion-en-accion-ramiro-calle

La acción no tiene por qué ser agitación y, sin embargo, sí puede ser meditación. ¿Cómo? Manteniendo en la acción la actitud meditativa, es decir, estando más centrado y concentrado en el aquí y el ahora, encauzando el esfuerzo o energía, activando la atención consciente, desplegando la ecuanimidad, estimulando el sosiego interior, recuperando el sosiego cada vez que se extravía y tratando de desarrollar lucidez y compasión.

Leer más...