El Viaje a la Supraconsciencia

 el viaje supraconsciencia ramiro calle

Hay un gran problema que todos los seres humanos y de todas las épocas hemos compartido: la mente. Esa mente que, incontrolada, es el ladrón de la dicha; esa mente que es una gran atadura pero que también, bien dirigida, nos puede ayudar a liberarnos; esa mente que es (haciendo un juego de palabras) una ment-ira, pero que también, bien entrenada, nos puede hacer mirar lo que se esconde más allá de lo fenoménico e ilusorio (maya) y conducirnos hasta la última realidad.

¿Quién no tiene problemas con su mente?

Leer más...

¿Por qué nos cuesta tanto modificarnos?

Porque-nos-cuesta-Ramiro-Calle

Tras llevar cuarenta y cinco años impartiendo clases de meditación, muchas veces ha habido alumnos que me han preguntado: "¿Por qué cuesta tanto cambiar algunas tendencias aún sabiendo que nos hacen daño a nosotros y a los demás?". Cuando hace cinco años mantuve una larga entrevista con el profesor de meditación budista Upul en su centro de Sri Lanka, le pregunté por qué meditar, repuso: "Para evitar hacernos daño a nosotros mismos y a los demás"

Leer más...

HISTORIAS ESPIRITUALES: Conocerse a si mismo

 conocete-ramiro-calle

El maestro y uno de sus discípulos fueron a dar un paseo por el campo. De súbito se escuchó el cacareo de un gallo y el joven exclamó lamentándose:
 
   - ¡Ah, si pudiera conocer el lenguaje de los gallos!.

Leer más...

Samadhi

samadhi ramiro calle

Hoy en dia la mayoría de los practicantes de yoga no solo no aspiran a la consecución del samadhi, sino que mucho de ellos no han escuchado este término ni saben a lo que el mismo apunta. Como la formación de profesores de yoga se ha vuelto un verdadero negocio, se forman profesores a diestro y siniestro, a menudo sin que la preparación sea lo suficientemente adecuada y profunda.

Leer más...

Transformación y no sólo consolación

transformacion ramiro calle

Cuando nos conformamos con el mero consuelo o la simple consolación, corremos un riesgo cierto: no querer ir más allá en nuestro trabajo interior y no obtener la transformación necesaria; nos satisfacemos con lo poco obtenido, unas horas de consuelo, para luego seguir teniendo que soportar todas aquellas tendencias internas que nos siguen haciendo mucho daño y creando una angustia existencial sin cesar, y que se traduce como un sufrimiento psíquico que se manifiesta de las maneras más diversas, pero todas dolorosas y productoras de desdicha.

Leer más...